Inicio Pedagogía 5 razones por que la matemática es el terror de los estudiantes

5 razones por que la matemática es el terror de los estudiantes

5 razones por que la matemática es el terror de los estudiantes
0

Los estudiantes no comprenden los símbolos

Los números o signos como el más (+), menos (-), división y multiplicación son los más conocidos, pero hay un gran diversidad símbolos que los estudiantes desconocen lo que genera en muchas veces la nula comprensión de un ejercicio y el terror hacia la matemática.

Cuando los estudiantes observa en un libro o cuaderno: Log 3  9   (logaritmo de 9 en base 3;   4!  (Factorial de 4); [latex]forall a epsilon R[/latex]   (para todo “a” que pertenece a los números reales);  ∞   (infinito);Λ   (conjunción y); [latex]subset [/latex]   (incluido);  [latex]epsilon[/latex] (pertenece), le genera un miedo y cierra inmediatamente el libro, sin embargo no se da el trabajo de comprender su significado.

Para que el estudiante entienda cada uno de los símbolos es necesario que el docente  refuerce  continuamente  los ejercicios que desarrolla en clase.

No practican los ejercicios

Son muy pocos los estudiantes que hacen un análisis de los ejercicios y sus propiedades que se desarrollan en clase. Otros alumnos sólo copian los problemas y no saben por qué se sumó, restó, multiplicó, dividió, aumentó o disminuyó; y, cuando llegan a casa  dejan los cuadernos cerrados hasta que recuerdan que tienen que presentar la tarea domiciliaria o dar su examen.

Para que los estudiantes no le tengan terror a la matemática es importante que empiece resolviendo problemas desde lo más sencillo hasta el más difícil.

Los estudiantes tienen problemas de concentración

Los alumnos se distraen continuamente cuando están en la clase de matemática, y al no comprender,  justifican su actitud con el famoso “yo no sé matemática” o “no  entiendo”.  Al estudiante no le gusta pensar y analizar los ejercicios y eso debe cambiar para que los números no sean el terror de los estudiantes.

No recuerdan  las propiedades

La matemática es secuencial, en educación inicial, los niños describen las características de  los objetos, como el tamaño, forma y cálculos sencillos.

En primaria aprenden a sumar, restar, multiplicar, dividir con números naturales, decimales, fracciones que los aplican en distintos problemas. Mientras que en secundaria se estudian temas con el conjunto  números naturales, enteros, racionales, irracionales, reales, y cada uno de estos conjuntos tiene propiedades  que los estudiantes olvidan fácilmente.

Por ejemplo, en primaria aprenden la propiedad distributiva; y, en secundaria, factorización que es lo mismo. Sin embargo, cuando llegan a 5° de secundaria no recuerdan  la propiedad distributiva  ni la  factorización.

Lo mismo ocurre con las operaciones con fracciones que se aprende en primaria y cuando llegan a la secundaria no aplican el mismo algoritmo para resolver ejercicios o problemas.

Resuelven  [latex]frac{3}{5} + frac{2}{5}[/latex]  pero tienen dificultades para  resolver  [latex]frac{Senx}{Cosx} + frac{Cosx}{Senx}[/latex], cuando en ambos ejercicios se resuelven de la misma forma.

Los profesores no tienen metodología

Lamentablemente algunos docentes no tienen metodología cuando enseñan matemática y utilizan estrategias inadecuadas que hacen de una clase aburrida, monótona y difícil.

Cuando se enseña matemática la explicación debe ser clara y sencilla, donde el estudiante comprenda la totalidad del ejercicio, sus símbolos y cada una de las propiedades.

El docente tiene que ser capaz de usar diferentes estrategias en favor del alumno.

Los padres asustan a sus hijos sobre la matemática

Cuando el niño inicia su labor escolar, la mayor preocupación de los padres es el aprendizaje de las matemáticas.

Los padres de familia son los que infunde el terror a las matemáticas que inmediatamente genera inseguridad en el estudiante.  El padre nunca debe usar frases como “yo no sé eso”, “nunca entendí la matemática”, “eso es difícil”, “dile al vecino que te enseñé” u otras frases.

Por el contrario, si el padre o madre muestra una imagen positiva hacia la matemática el hijo no tendrá una percepción negativa del curso, y, ya no tendrá miedo, inseguridad,  ansiedad o repudio.