Inicio Actualidad Pésima capacitación para el Concurso de Directores

Pésima capacitación para el Concurso de Directores

Pésima capacitación para el Concurso de Directores
0

EL Ministerio de Educación convocó a concurso nacional para acceder al cargo de director de una Institución Educativa para fines de junio, en fecha aún no precisada. Asimismo, desde febrero hasta junio, se desarrolla en diferentes sedes del país una capacitación para los profesores inscritos en dicho concurso a cargo de diferentes universidades.

Para nadie es un secreto que uno de los problemas básicos de la educación nacional radica en cómo se gestiona una escuela, en qué se hace para desarrollarlas. El cuello de botella está, sin duda, allí.

Por ello, la capacitación y preparación de los potenciales directores  implica una de las más importantes responsabilidades que la sociedad encarga al Ministerio de Educación. Por ello, toda iniciativa dirigida a formar líderes para que gobiernen las escuelas hasta convertirlas en centros de excelencia merece el aplauso ciudadano.

Bajo nivel de capacitadores

Sin embargo, luego de un sondeo realizado a algunos participantes de Ancash y Lima el resultado resulta desfavorable por el nivel académico que muestran los capacitadores. Con tal nivel no se formará nunca un buen director. Tampoco se logrará transformar la escuela en la institución que el país quiere que sea.

La situación trasluce el nivel académico que muestran algunas universidades del país, semejantes a las que presentan nuestras escuelas. El ministerio debería saberlo, en consecuencia otorgar la buena pro para estas capacitaciones a aquellas universidades reconocidas por su solvencia académica. Ese es el camino por el bien de la educación nacional.

concurso directores

El tema de capacitar en gestión a los profesores para que sean buenos directores es un tema vital para el presente y futuro educativo de la patria. Tal concepción no está en discusión. El punto es cuál o cuáles de las universidades garantizan se avance a pie firme para alcanzar dicho objetivo.

Luego, no se culpe al más débil por aspectos que no le corresponden, especialmente cuando dichas situaciones tienen repercusiones políticas negativas.